De un cuento de Jasonpe

“Afuera el invierno de Lima era de hielo, frío, glacial. César se levantó y su madre aprovechó para mirar lo que escribía su hijo. “Qué versos tan tristes, hijo” …
Cuando volvió a sentarse a escribir los versos siguientes, éstos salieron como la espuma:


Dios mío, y esta noche sorda, obscura,
ya no podrás jugar, porque la Tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.
Afuera los perros ladraban
como si hubieran visto un alma en pena.”

José Ñique-Lima-Perú (Del cuento “Así César, así”, publicado en el Foro de Cuentos de La Nación, el día 7 de agosto de 2007)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: