Archive for the ‘Cuento “En los jardines colgantes de Babilonia”’ Category

Sucedió en un jardín

junio 5, 2007

SUCEDIÓ EN UN JARDÍN 

En los Jardines Flotantes de Babilonia, una princesa enamorada contemplaba una cascada.Cada día usaba un pañuelo de diferente color. Todos eran transparentes. Anudaba uno a otro y su esperanza era, poder sortear la muralla. La soga se iba armando, nudo tras nudo, bien oculta entre las ramas. Para que las uniones fueran fuertes, las mojaba con el agua cristalina que caía. Y a su enamorado podía vérselo cabalgar por el desierto. La nube de polvo que levantaba escribía en el cielo el nombre de ella. Y así, entre suspiros y  letras, el amor crecía día a día.Cuando finalmente el cordel alcanzó el largo esperado, Amytis trepó por él y se arrojó, desde lo alto, al foso.Al cocodrilo distrajo, con tanta tela enganchada, y la corriente engañada, sin saber lo que pasaba, hasta  la orilla la trajo. 

EN LOS JARDINES DE BABEL 

En los Jardines de Babel 

Amytis armó un cordel. 

Novecientos pañuelos anudó 

Y con el agua, mojándolos 

 las débiles uniones reforzó. 

 

 

El, perdido en el desierto 

Con el polvo que levantaba 

Escribía su nombre en el cielo 

Cansado de andar sediento. 

 

 

Amitys salió a su encuentro  

Decidida, tenaz y engalanada,  

Atrás quedó la muralla,  

Y así comenzó otro cuento. 

FIN

Anuncios